Cuando el misterio de un lugar nos apasiona, junto al  exotismo  que descubriremos  en cada cosa, y más aún si el conjunto forma parte de  la historia universal, la misma que naturalmente cautiva a tantos viajeros, siempre  ávidos de fuertes emociones. Entonces, si al final de esta valoración  el bolsillo lo permite, allí estará Estambul, esperando. Sí, en realidad es lo menos que podría manifestarse de esta populosa urbe, habitada por algo más de 15.000.000 de almas.

Estambul también es historia que trasciende la versión local y regional para ubicarse dentro de la universalidad misma del conocimiento. Fundada  en el 660 a C, con el nombre de Bizancio y sobre un colosal espacio de la geografía que pertenece a dos Continentes, Europa y Asia. En el preciso lugar donde confluyen el Estrecho del Bósforo y el Mar de Mármara. Sin embargo, la parte más poblada, la de mayor desarrollo económico, se halla en el sector europeo. Además, el casco antiguo, el que se ubica debajo del Cuerno de Oro, fue asentamiento de grandes Imperios de la historia: desde el 330 d C y luego de una refundación con el nombre de Constantinopla, durante el período 330-1204 fue la capital oriental del Imperio Romano. Más tarde y en el lapso 1204-1261, capital del Imperio Latino. Continuó con el Imperio Bizantino desde el 1261 al1453. Y, por último, sede el Imperio Otomano, en el tramo de 1453-1922.

Con fecha 13/10/1923, la condición de capital de Turquía, que residía en Estambul, se trasladó a Ankara. Y algunos años más tarde, justamente el 28/03/1930, se oficializó la denominación de “Istanbul” (en turco). Sin embargo ya era conocida con ese nombre desde varios siglos atrás. Y pasaron seis décadas de aquel acontecimiento cuando la UNESCO, en 1985, declaró Patrimonio de la Humanidad a los sitios históricos de esta ciudad. Entre los más importantes figura, la zona monumental de Estambul, conformada principalmente por: Palacio Tapkapi, Iglesia de Santa Irene, Museo de Santa Sofía, Mezquita Azul, Plaza Sultanahmet, el viejo hipódromo que incluye el Obelisco de Teodosio que data del año 179 a C, es un obelisco egipcio  perteneciente al Faraón Tutmosis III. En el año 390, desde Alejandría, el emperador Teodosio I lo hizo transportar a Constantinopla con el fin de emplazarlo endonde ahora lo observamos. Y, por último, la Cisterna Basílica. Inclusive la Torre Gálata, de 67 m de altura, que se levanta al otro lado del Cuerno de Oro, fue construida por los genoveses en el año 1348, y es un símbolo medular en la historia de esta ciudad.

El Bósforo, es un estrecho que comunica el Mar de Mármara, al sur, con el Mar Negro, al norte. Tiene 30 km de longitud y un ancho que va desde 750 m de mínimo hasta 3700 m en la desembocadura con el Mar Negro.  Describe una “S” en la geografía y sus aguas presentan una acción turbulenta, originada en fuertes corrientes de sentidos encontrados. En consecuencia, su navegación es un tanto peligrosa. La profundidad se sitúa entre los 36 m de mínima y 124 m de máxima. Con todo,  es un canal de enorme importancia, pues permite el tránsito de más de 200 barcos diarios, con fines comerciales, turísticos, estratégicos, etc.

El Cuerno de Oro, es otra particularidad de Estambul. Esta extraña formación nace en el Bósforo, muy cerca de su desembocadura con el Mar de Mármara. Y una  traza natural que asemeja un cuerno, de allí su nombre, pero de la expresión “Oro”, aún hoy día no se logró una aclaración histórica convincente. El ancho promedio de este canal es de 750 m, mientras que su longitud es de 7,5 km y  el extremo opuesto es trunco. En toda su extensión se halla atravesado por cuatro puentes, ellos son: Gálata (el más frecuentado y famoso), Bridge Halic, Golden Horn y Ataturk.

A continuación proponemos un lugar óptimo para el alojamiento y, a partir de aquí, podremos realizar de manera  lógica las visitas a los puntos de mayor interés que ofrece esta increíble ciudad. También es importante conocer anticipadamente que cada propuesta descripta, requiere de caminar y caminar, pero en modo que seguramente estará al alcance de cualquier persona, sin importar tanto su edad y en condiciones normales. Entonces, el sitio recomendado se trata de un hotel que conocemos muy  bien, y cuya dirección es en calle Hudavendigar nº 24 de Fatih. Por consiguiente, desde este punto partiremos imaginariamente  en cada periplo que detallaremos  según  estricto orden geográfico, a fin de lograr el máximo beneficio en el menor tiempo. Mientras que las calles más adecuadas podrán extraerse de mapas, aplicaciones en celular o street view. Y si el viajero tiene buena memoria visual, recomendamos este último medio, en especial.

1-Sector Antiguo del continente europeo y solar de los distintos Imperios

a) Desde el punto de inicio vamos al Palacio Topkapi (recorrerlo por dentro)-Iglesia Santa Irene (la más antigua iglesia bizantina)-Museo Santa Sofía-Mezquita Azul (verla por dentro)-Plaza Sultanahmet- Antiguo hipódromo-Cisterna Basílica (en turco, Yerebatán Sarnici “Cisterna Sumergida”), de verdad es un tesoro con más de 1500 años bajo la tierra (visitar por dentro)-Mezquita Nuruosmaniye (hermoso templo, también conocido por “Mezquita de la luz de Osmán”)-Gran Bazar-Bazar de las Especias y Bazar Egipcio, con un movimiento comercial cuya diversidad de productos y calidad en su presentación, supera toda imaginación previa, por más frondosa que se hubiera concebido. Finalizamos  este recorrido en una explanada,  muy cerca del Puente Gálata, donde encontrarán algunos Café para confortar el ánimo.

b) Visitar la rambla del Cuerno de Oro, desde la Av. Ankara y hasta el Puente Gálata-Mezquita de Suleiman, la más grande de Estambul-Paseo en barco por el Bósforo y deleitarse con la vista que ofrece la ciudad sobre los dos Continentes: Europa y Asia, más todo lo que puedan captar los ojos de cada viajero. Sugerimos realizar este periplo por la mañana, pues el sol alumbrará, de pleno, la costa europea, la más densamente poblada y sitio donde se levantan suntuosas edificaciones.

c) Es imperdible también, una caminata desde la intersección de las avenidas Ankara y Kennedy, con el propósito de recorrer la orilla del Bósforo y una parte del Mar de Mármara. Incluso, si en esta ocasión portamos algunos frasquitos con el fin de obtener agua de ambas fuentes para llevarla como recuerdo, se pondrá en evidencia la intensidad de nuestro perfil romántico.

2-Sector denominado “moderno”, de Estambul y dentro del continente europeo

a) Partiremos del mismo lugar que en el punto 1. Y nos dirigimos al Puente Gálata, que tiene 490 m de longitud, lo cruzamos porque nuestro destino ahora es Plaza Taksim, corazón urbanístico de la Estambul moderna. Por eso buscamos inmediatamente la Av. Kemeralti Cd, y luego de andar unos 1000m, establecemos en siguiente orden geográfico: giramos a la izquierda en Bogazkesen Cd, solo 50m, luego a la derecha por Defterdar YKS, que después de unos 700m continua con el nombre de Siraselviler Cd. Y de este modo arribamos a destino en solo 300m, es decir a Plaza Taksim.

b)  Más tarde, al partir de la plaza mencionada, buscamos la Av. Istiklal Cd., cuya extensión es de 2,5 km y muchísimos negocios con los más diversos rubros la bordean. Por lo tanto, hay para todos los gustos.   Al final, esta avenida se interrumpe, y a solo 100 m ubicamos  la Torre Gálata (Gálata Kulesi), símbolo encumbrado de la ciudad. Por eso, recomiendo subir a la misma, hasta el 9º piso, 7 de los cuales son por medio de ascensor y el resto por escaleras que permiten el ingreso a una coqueta cafetería, y desde aquí, una puerta conduce al exterior. De esta forma se accederá a un breve balcón que circunda la torre en 360 grados, y si el vértigo no inhibe, entonces  espera  una exquisita recompensa, pues ante sus ojos tendrán un panorama de conmovedora dimensión y belleza. Imagine el lector, en solo un instante podrá resumir las imágenes de: casi toda la ciudad de Estambul, parte europea y asiática, más el Estrecho del Bósforo, el Mar de Mármara, el Cuerno de Oro, los puentes, el Palacio Topkapi y todas las Mezquitas del casco antiguo.  El costo de esta insoslayable visita es de escasos 3 dólares por persona.

A modo de paréntesis, creemos necesario señalar que únicamente transitamos los sitios históricos, culturales y turísticos fundamentales de Estambul. Pues dos razones nos limitan. Una, es que nos referimos a una estadía de 7 días, como máximo. Y la segunda, consiste en que el destino de este blog se funda también en la brevedad de sus escritos.

Y al final, desde el aeropuerto de Ataturk (el más conveniente para el viajero) nos despedimos. Pero antes vale agregar que no vemos una promoción turística internacional, adecuada a todo lo que ofrece esta magnífica ciudad. No obstante, por nuestra parte igual brindaremos al partir: ¡Salud Estambul!