Pensamientos


En el sentido metafórico, un ejemplo jamás contraría el fenómeno gravitacional, pues el descenso es su destino natural y, por ello, inevitable. Pero antes de continuar, creemos necesario realizar una digresión: la fuerza gravitacional es una fuerza central porque está dirigida constantemente hacia un mismo punto, que es el centro del campo. Y su magnitud se llama “peso”.

Y a raíz de ello, múltiples valoraciones surgieron a través del tiempo, y todas conducen por el mismo camino en la interpretación, porque convergen sus resultados. En consecuencia, debemos convenir que si esas conclusiones provienen de los grandes pensadores, los mismos que ganaron un espacio muy importante en la historia de la humanidad, y con proyección a perpetuarse en el tiempo, simplemente por su realismo plasmado en los diversos apotegmas. Por ejemplo, la manifestación de Aristóteles: “La única verdad es la realidad”. O según Lucio Anneo Séneca que solía aseverar: “Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos”.

(más…)

Una esperanza se funda siempre en los sueños, y los sueños nacen de las necesidades que cada persona tiene durante los diversos momentos de su vida. Y cuando se trata de sentimientos que involucran a múltiples individuos, tantos que conforman progresivamente pueblos enteros, ubicados en los más diversos  y remotos sitios de la geografía mundial. En consecuencia, diremos que esa esperanza es universal pues podría involucrar a todos los habitantes del planeta detrás de un propósito que unánimemente atañe, sin distinción de razas, credos, condición social o económica. Es decir que la empatía crecerá sin fronteras, porque es de entendimiento simple y espontáneo que unidos por una causa común también se forjará la esperanza de todos.

Luego, y a partir de la valoración realizada en el párrafo anterior, direccionemos nuestro optimismo relativo a la pandemia que, hoy en día, afecta de la peor manera al mundo entero, pues son muy escasas las excepciones reportadas. De este modo, la esperanza jamás constituiría solo una quimera. (más…)

Las reflexiones comprenden un proceso mental que favorece el análisis de los temas que podrían ser preocupantes, referidos a cualquier índole o relevancia. En consecuencia, creo que una actitud reflexiva permite, a la postre, tomar las mejores decisiones en todos los casos, pues no alcanzo a colegir excepciones. Al respecto Albert Einstein solía decir: “Reflexionar hasta que las tinieblas  se conviertan en luz de comprensión”.

Y tan importante es el ejercicio de la reflexión cuando las dudas nos invaden el pensamiento que siempre  permitirá hallar un camino superior, el más apropiado para alcanzar de la mejor manera el objetivo deseado en cada ocasión. Incluso  posibilita valorar las iniciativas desde la tranquilidad de nuestra conciencia, porque la reflexión definitivamente crea mayor seguridad en el ánimo. Y es allí, precisamente, donde priman resultados acordes con frases y proverbios célebres, que fueron acuñados en el tiempo por grandes filósofos de la historia universal. A continuación algunos ejemplos ilustrativos: “Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella”, aseguraba Séneca. (más…)

Es probable que este asunto se infiera como reiterativo, y propio de alguna presentación anterior. Sin embargo, creemos que vale la pena una ampliación por su importancia en el  desarrollo  del intelecto, cuyo resultado es crucial a la hora de  lograr  parámetros adecuados, destinados esencialmente a insinuar y poner en práctica  las  maneras capaces de robustecer  la tenacidad en las acciones, más la perfección en los caminos de la vida.

Por lo tanto, el significado del título tiene  implicancias  que, creo,  a priori pocos imaginan. Y la predisposición que alude, como eje central, es fácilmente posible desde el estímulo anímico, conducido a través de las ideas, donde el verdadero impulsor, que parte de la voluntad, consiste en aferrarse a las cosas positivas únicamente, incluso sobre dimensionándolas en la medida que fuere posible. Y, por el contrario, es saludable aplicar el máximo empeño en borrar o tornar leve y fugaz a cada uno de los sentimientos negativos que acuden a nuestra mente, aquellos imposibles de evitar. Es evidente que este ejercicio depende, sobre todo, de la voluntad, esa voluntad simple y sin que intervengan condimentos de realización compleja. (más…)

¿Acaso no parece que el transcurrir del tiempo se acelera con la simple acumulación de los años vividos? Es decir que cuanto más años tenga la persona, mayor será esa sensación espontánea, pues siente  que la existencia es demasiado efímera para quien de verdad ama la vida. En realidad es una percepción de todos los tiempos. Por ello, no pocos poetas y compositores dedicaron algunas estrofas  con el fin de ilustrar un sentimiento profundo del ser humano, y que a modo de apotegma manifiestan  esas  creaciones literarias. Por ejemplo, la vieja canción de Roberto Cantoral, con ritmo de bolero y titulada “El reloj”, cuyo contenido suena  como una letanía de emotividad y desesperanza, mientras que “Los Panchos” nutrían el romanticismo de la gente con su genialidad interpretativa. O  aquel tango de Carlos Gardel,  que habla de “Volver”. (más…)

Numerosas personas, organizaciones y estamentos, con frecuencia, fundan el comportamiento antisocial de los individuos en las carencias y miserias que debieron soportar, en particular, a lo largo de su crecimiento. Pues, afirman, es precisamente en ese período cuando definen resabios que deterioran el sano desarrollo emocional. Incluso sostienen que esas carencias padecidas, también agreden el espíritu de los adultos, al moldear resentimientos que posiblemente terminarían generando situaciones borrascosas en desmedro de una civilizada convivencia en sociedad.

En verdad, debería inferirse que una persona, como ente individual, está dotada de raciocinio a partir de cierta edad; el cual permitiría adecuarse con normalidad sincronizada a los meandros del propio destino. Donde el camino pocas veces está perlado de cosas bellas y fáciles de obtener. Pero el espíritu es como el cuerpo, en que cada músculo bien ejercitado con abnegación y enjundia proporciona desarrollo, fortaleza y resistencia; cuyos valores son de enorme utilidad a la hora de transitar en intrincado mundo donde cautivan las cosas materiales y los sentimientos comandan nuestras acciones. (más…)

Es muy difícil, y con tendencia a una misión imposible, el intento de hallar elemento o vestigio, o conjunto de ellos, que definan de manera palmaria el inicio  existencial de la Naturaleza, como un todo. Muchas teorías surgieron de estudios que se realizaron a lo largo del tiempo, y aún hoy en día  continúan efectuándose pero cada vez con mayor difusión  y  tecnología aplicada. Sin embargo,  sigue vigente la afirmación  que en su momento realizó Albert Einstein: “En mi larga vida he aprendido una cosa: que toda nuestra ciencia, comparada con la realidad de la naturaleza, es primitiva e infantil y que, a pesar de todo es lo más valioso que tenemos”. O la perfección del universo, tal como lo concebía Baruch Spinoza, y en la cual fundaba su panteísmo filosófico, mientras manifestaba: “Dios es idéntico al orden matemático del universo”. (más…)

Página siguiente »