En consecuencia, intentaré ser útil y ameno solo a través de pensamientos, reflexiones, propuestas, experiencias, historias y, por qué no, algo de humor campesino también. Ojalá se cumpla en plenitud el destino de este espacio, únicamente el paso del tiempo develará el resultado.

Muchos años de escritor, investigador y ensayista me permitieron aprender algo, lo cual deseo compartir con los lectores de este interesante lugar. Y en el intercambio, todos cultivaremos el conocimiento sobre cuestiones que, seguramente, contribuirán a mejorar nuestra calidad de vida.

La propuesta general estará expresada por una miscelánea temática, desarrollada con la mayor simplicidad, pero por ello no menos profunda, con el fin de que todos puedan comprender íntegramente el contenido. Otra meta, será la brevedad en cada escrito, pues la demandan el tiempo del lector y mi valoración, siempre basada en la genial afirmación de William Shakespeare: «La brevedad es el alma del ingenio».

En el sentido metafórico, un ejemplo jamás contraría el fenómeno gravitacional, pues el descenso es su destino natural y, por ello, inevitable. Pero antes de continuar, creemos necesario realizar una digresión: la fuerza gravitacional es una fuerza central porque está dirigida constantemente hacia un mismo punto, que es el centro del campo. Y su magnitud se llama “peso”.

Y a raíz de ello, múltiples valoraciones surgieron a través del tiempo, y todas conducen por el mismo camino en la interpretación, porque convergen sus resultados. En consecuencia, debemos convenir que si esas conclusiones provienen de los grandes pensadores, los mismos que ganaron un espacio muy importante en la historia de la humanidad, y con proyección a perpetuarse en el tiempo, simplemente por su realismo plasmado en los diversos apotegmas. Por ejemplo, la manifestación de Aristóteles: “La única verdad es la realidad”. O según Lucio Anneo Séneca que solía aseverar: “Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos”.

(más…)

Ellora es un sitio de la India, el que se conocía antiguamente como Elapurá,  perteneciente al estado federal de Maharashtra. Y distante de Bombay (actualmente Mumbai), unos 340 km por carretera, pasando por Nashik, como alternativa más recomendable y si es que el viajero se anima a conducir un automóvil alquilado. Sin embargo, sería una verdadera pena si pasamos por Nashik, sin detenernos un instante, dado que en esta ciudad de 1.700.000 habitantes y conocida  como la “Capital del vino de la India”, que es atravesada por el río sagrado Godavari ¿Y dónde estaría centrado el mayor atractivo? Precisamente en ese río, y la realización de una caminata por su ribera, mientras transpone alguno de los más importantes puntos de peregrinación. No dudamos que en ese instante, al pensamiento del visitante invadirá la sensación de un infinito misterio que lo transportará a la profundidad de un pasado muy remoto, seguramente inmerso en la noche de los tiempos.

(más…)

Uno transita por la vida, casi siempre con un importante caudal de ilusiones a cuestas. Las que por lo general promueven expectativas agradables aunque exijan una cuota de sacrificio para alcanzar cada objetivo, y cuyo destino postrero está dirigido a endulzar la vida propia y la de nuestros seres queridos. Por otra parte, y desde una consideración extendida veremos que el conjunto de la humanidad normalmente transita por ese camino de la vida con los mismos deseos, conformando metas comunes detrás del propósito de consolidar la existencia de cada individuo y su familia.

Sin embargo, de tanto en tanto, acontecen excepciones. Tal el caso del  año 2020, que trajo consigo un flagelo creado por desbordes humanos, y  cuyas causas, por ahora, resultan difíciles de determinar con precisión. Pero, sin dudas, las consecuencias pusieron en jaque a la población del mundo entero, sin excluir ni un solo sitio, por más recóndito que sea, donde se hicieron añicos las ilusiones por una vida lógica, fundada en la paz, la salud y el trabajo. Cuyo fenómeno, con tenor de flagelo universal,  aún continúa y sin atisbos valederos para retornar a la existencia habitual dentro de un tiempo que se podría precisar con alguna certeza. Mientras que a su paso la endemia va sembrando por doquier los quiebres emocionales, económicos y las múltiples alteraciones del orden social; inclusive los decesos que ya se cuentan por millones en el planeta. (más…)

Una esperanza se funda siempre en los sueños, y los sueños nacen de las necesidades que cada persona tiene durante los diversos momentos de su vida. Y cuando se trata de sentimientos que involucran a múltiples individuos, tantos que conforman progresivamente pueblos enteros, ubicados en los más diversos  y remotos sitios de la geografía mundial. En consecuencia, diremos que esa esperanza es universal pues podría involucrar a todos los habitantes del planeta detrás de un propósito que unánimemente atañe, sin distinción de razas, credos, condición social o económica. Es decir que la empatía crecerá sin fronteras, porque es de entendimiento simple y espontáneo que unidos por una causa común también se forjará la esperanza de todos.

Luego, y a partir de la valoración realizada en el párrafo anterior, direccionemos nuestro optimismo relativo a la pandemia que, hoy en día, afecta de la peor manera al mundo entero, pues son muy escasas las excepciones reportadas. De este modo, la esperanza jamás constituiría solo una quimera. (más…)

Al ver el paso de los días en soledad, mientras que el tiempo transcurre  y va formando paulatinamente el hábito de convivir con esa forma. Es decir que el proceso de acumulación moldea el ánimo, pues lo convierte, a la postre, en una verdadera factoría de emociones que luego regirán  los destinos de la comprensión. En consecuencia, esa acción formativa sobre el individuo es inevitable, independientemente del beneficio o perjuicio que podría inferir.

Y más aún si consideramos la vida de campo en otros tiempos, por ejemplo, que era forzosamente aislada, dado que sus pobladores carecían de medios adecuados y de alternativas normalmente válidas para trasladarse, salvo por algún motivo imperioso. En otro orden, todo estaba tan distante por la misma geografía del lugar, más la dinámica propia  de los medios de transporte disponibles en  esa época.  Pero cuando decimos esto no nos referimos a un pasado tan lejano, sino apenas seis o siete décadas atrás. Incluso incidía con rigor  la inclemencia de los temporales con lluvia, en especial durante el invierno, y el lodo por doquier  sellaría la imposibilidad del traslado, que el campesino mansamente aceptaba con resignación. Y si a toda esta situación, le agregamos la falta de diarios, radio, revistas y ni  hablar de la televisión, que el colono ni siquiera  conocía, pese a que en las ciudades importantes comenzaron a aparecer algunos aparatos, como novedad y esnobismo. (más…)

Y si tomamos la denominación de origen, sería “Il Porto Antico”. El cual pertenece a la ciudad de Génova, ubicada en el noroeste de Italia, y fundada en el siglo III a C. Por su parte, este enclave en el mar Mediterráneo, se inauguró en el año 1130 y rápidamente fue tomando importancia, tanto en el aspecto poblacional y comercial, como  por las razones geopolíticas que afianzaron múltiples beneficios a lo largo del tiempo transcurrido. En consecuencia, resultaría natural la comprensión de su historia enriquecida  por tantos acontecimientos de trascendencia  local y mundial.

Por ejemplo, en el puerto de Génova,  desde 1850,  se concentró la mayor cantidad de personas dispuestas a buscar un nuevo destino que le ofreciera un futuro promisorio. Con  tal propósito,  enorme  resultó el flujo humano con rumbo a América. Fueron hombres y mujeres que en su país de origen se vieron expulsados  del circuito económico, merced  a la vertiginosa propagación del maquinismo, instaurado con epicentro en Inglaterra  a partir del año mencionado y, rápidamente, extendido a toda Europa occidental. (más…)

Tal como acontece en cada año, y cuando el mismo se aproxima a su final.  Son tiempos en los cuales fluye desde el sentimiento una  irradiación natural que nos  desbordará de bienestar anímico. Y  esta situación no es otra cosa que el fruto de la  esperanza  que comanda  el entusiasmo, mientras va adueñándose del lado positivo en nuestra mente. Puesto que es precisamente en el optimismo donde anidarán los buenos augurios, y  cuyo resultado se muda normalmente a un milagroso elixir para los corazones humanos. Por otra parte, si en algunos de esos momentos  invadiera la tristeza por los que ya no están con nosotros, en el acto  conviene  disipar la morriña. Y para alcanzar  ese propósito, basta con sublimar el recuerdo de las épocas felices que con ellos vivimos.

Toda realización partirá de un sueño, y no debería importar demasiado si el emprendimiento es grande o la pretensión es humilde, porque de cualquier modo la secuela  siempre vendría a satisfacer el espíritu individual. Y no olvidar jamás que los logros, sean vastos o pequeños, igual contienen la alegría del partido ganado, en consecuencia lógico es pensar que a la postre el resultado tenderá a cubrir las expectativas de quienes hayan apostado por esa fantasía. Al respecto William Shakespeare manifestaba: (más…)

Página siguiente »