En consecuencia, intentaré ser útil y ameno solo a través de pensamientos, reflexiones, propuestas, experiencias, historias y, por qué no, algo de humor campesino también. Ojalá se cumpla en plenitud el destino de este espacio, únicamente el paso del tiempo develará el resultado.

Muchos años de escritor, investigador y ensayista me permitieron aprender algo, lo cual deseo compartir con los lectores de este interesante lugar. Y en el intercambio, todos cultivaremos el conocimiento sobre cuestiones que, seguramente, contribuirán a mejorar nuestra calidad de vida.

La propuesta general estará expresada por una miscelánea temática, desarrollada con la mayor simplicidad, pero por ello no menos profunda, con el fin de que todos puedan comprender íntegramente el contenido. Otra meta, será la brevedad en cada escrito, pues la demandan el tiempo del lector y mi valoración, siempre basada en la genial afirmación de William Shakespeare: «La brevedad es el alma del ingenio».

Una esperanza se funda siempre en los sueños, y los sueños nacen de las necesidades que cada persona tiene durante los diversos momentos de su vida. Y cuando se trata de sentimientos que involucran a múltiples individuos, tantos que conforman progresivamente pueblos enteros, ubicados en los más diversos  y remotos sitios de la geografía mundial. En consecuencia, diremos que esa esperanza es universal pues podría involucrar a todos los habitantes del planeta detrás de un propósito que unánimemente atañe, sin distinción de razas, credos, condición social o económica. Es decir que la empatía crecerá sin fronteras, porque es de entendimiento simple y espontáneo que unidos por una causa común también se forjará la esperanza de todos.

Luego, y a partir de la valoración realizada en el párrafo anterior, direccionemos nuestro optimismo relativo a la pandemia que, hoy en día, afecta de la peor manera al mundo entero, pues son muy escasas las excepciones reportadas. De este modo, la esperanza jamás constituiría solo una quimera. (más…)

Al ver el paso de los días en soledad, mientras que el tiempo transcurre  y va formando paulatinamente el hábito de convivir con esa forma. Es decir que el proceso de acumulación moldea el ánimo, pues lo convierte, a la postre, en una verdadera factoría de emociones que luego regirán  los destinos de la comprensión. En consecuencia, esa acción formativa sobre el individuo es inevitable, independientemente del beneficio o perjuicio que podría inferir.

Y más aún si consideramos la vida de campo en otros tiempos, por ejemplo, que era forzosamente aislada, dado que sus pobladores carecían de medios adecuados y de alternativas normalmente válidas para trasladarse, salvo por algún motivo imperioso. En otro orden, todo estaba tan distante por la misma geografía del lugar, más la dinámica propia  de los medios de transporte disponibles en  esa época.  Pero cuando decimos esto no nos referimos a un pasado tan lejano, sino apenas seis o siete décadas atrás. Incluso incidía con rigor  la inclemencia de los temporales con lluvia, en especial durante el invierno, y el lodo por doquier  sellaría la imposibilidad del traslado, que el campesino mansamente aceptaba con resignación. Y si a toda esta situación, le agregamos la falta de diarios, radio, revistas y ni  hablar de la televisión, que el colono ni siquiera  conocía, pese a que en las ciudades importantes comenzaron a aparecer algunos aparatos, como novedad y esnobismo. (más…)

Y si tomamos la denominación de origen, sería “Il Porto Antico”. El cual pertenece a la ciudad de Génova, ubicada en el noroeste de Italia, y fundada en el siglo III a C. Por su parte, este enclave en el mar Mediterráneo, se inauguró en el año 1130 y rápidamente fue tomando importancia, tanto en el aspecto poblacional y comercial, como  por las razones geopolíticas que afianzaron múltiples beneficios a lo largo del tiempo transcurrido. En consecuencia, resultaría natural la comprensión de su historia enriquecida  por tantos acontecimientos de trascendencia  local y mundial.

Por ejemplo, en el puerto de Génova,  desde 1850,  se concentró la mayor cantidad de personas dispuestas a buscar un nuevo destino que le ofreciera un futuro promisorio. Con  tal propósito,  enorme  resultó el flujo humano con rumbo a América. Fueron hombres y mujeres que en su país de origen se vieron expulsados  del circuito económico, merced  a la vertiginosa propagación del maquinismo, instaurado con epicentro en Inglaterra  a partir del año mencionado y, rápidamente, extendido a toda Europa occidental. (más…)

Tal como acontece en cada año, y cuando el mismo se aproxima a su final.  Son tiempos en los cuales fluye desde el sentimiento una  irradiación natural que nos  desbordará de bienestar anímico. Y  esta situación no es otra cosa que el fruto de la  esperanza  que comanda  el entusiasmo, mientras va adueñándose del lado positivo en nuestra mente. Puesto que es precisamente en el optimismo donde anidarán los buenos augurios, y  cuyo resultado se muda normalmente a un milagroso elixir para los corazones humanos. Por otra parte, si en algunos de esos momentos  invadiera la tristeza por los que ya no están con nosotros, en el acto  conviene  disipar la morriña. Y para alcanzar  ese propósito, basta con sublimar el recuerdo de las épocas felices que con ellos vivimos.

Toda realización partirá de un sueño, y no debería importar demasiado si el emprendimiento es grande o la pretensión es humilde, porque de cualquier modo la secuela  siempre vendría a satisfacer el espíritu individual. Y no olvidar jamás que los logros, sean vastos o pequeños, igual contienen la alegría del partido ganado, en consecuencia lógico es pensar que a la postre el resultado tenderá a cubrir las expectativas de quienes hayan apostado por esa fantasía. Al respecto William Shakespeare manifestaba: (más…)

El 13 de agosto de 1961, no resulta un día más en la historia de la humanidad, sino que es precisamente en esa fecha cuando se comenzó a construir el Muro de Berlín, testimonio aciago de un tiempo, y consecuencia de exacerbaciones por el descontrol emocional que un conflicto bélico es capaz de generar en la conciencia de los hombres. Incluso el Muro, es símbolo de  una vergüenza enorme para todos los seres humanos que habitamos este planeta, llamado “tierra” ¿Acaso podrían calificarse de racionales a quienes decidieron ejecutar semejante obra? Creemos que no, pues en la fuente semántica, no los pudimos hallar, y tal vez porque el raciocinio jamás podría albergar ese volumen de crueldad en el interior de un corazón humano.

Y todo comenzó a partir  de una invocación del Bloque del Este, dominado por los soviéticos los cuales trataron de justificar la construcción del muro para proteger a su población de “células fascistas” que impedían la libre voluntad del pueblo, cual era la de construir un régimen socialista en Alemania del Este. (más…)

Pensamos que nadie debería dudar sobre la realidad de este proceso, el cual obedece a una tendencia inherente al ser humano. Y cuyo carácter muestra, como aspecto básico, que  el mayor rigor y el auténtico “ojo clínico” siempre se deben aplicar en  episodios  y omisiones realizadas por el prójimo. En el preciso instante donde prevalece  una especie de narcisismo emocional,  pues actúa en el individuo mientras lo declara dueño absoluto de esa dulce sensación, porque lo hace sentir que es poseedor de la razón en determinada contienda. Y muchas veces sucede, aunque el verdadero conocimiento sobre ciertos temas no habite en su fortaleza cultural. Al respecto, y ante una especie de vanidad exagerada, consideramos ilustrativo citar el pensamiento de René Descarte, filósofo y matemático francés, que solía afirmar: “No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón. Todo el mundo está convencido de tener lo suficiente”.

Luego, y a partir de la composición de lugar efectuada en el párrafo anterior, creemos justo destacar cómo un importante caudal de personas tituladas: economistas, periodistas, escritores, sociólogos, encuestadores y  consultores mediáticos, se muestran  ávidos por exponer su figura en cualquier medio de comunicación masiva. (más…)

Moscú  es la capital de Rusia, y también el ente federal más poblado del país, con 13.000.000 de habitantes.  Es inclusive la mega ciudad más septentrional de la Tierra y la segunda  de Europa, luego de Estambul. Ubicada  a orillas del río Moscova. Y en su punto más céntrico,  sobre un costado de la Plaza Roja, se sitúa el Kremlin, una verdadera fortaleza  donde  hallaremos  el puesto de trabajo del Presidente ruso, más la sede del Parlamento y múltiples dependencias nacionales. Cuyo complejo  edilicio figura en un predio de 28 hectáreas de superficie, y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Por otro lado y desde el punto de vista político, Moscú  fue la base enigmática del  otrora comunismo, que inició con el   derrocamiento del último zar, Nicolás II, en el año 1917, por la Revolución Rusa la cual instaló en el poder a los bolcheviques comandados por Vladimir Lenin. Proceso que se extendería durante el período  1917-1991.

Sin embargo, al disolverse la Unión Soviética a fines de 1991 aparece la Federación Rusa, a través de la cual se intentó fundar  una economía de mercado, y de este modo abandonaron la planificación centralizada, la propiedad estatal y las entidades cooperativas que integraban la base de la organización económica soviética. Y en cuya continuidad hasta hoy día no está bien definida la evolución de las instituciones federales, pues el Poder ejecutivo sigue ejerciendo gran influencia sobre el Parlamento, los gobiernos regionales y la sociedad civil, en general.  (más…)

Página siguiente »